Kate Middleton y el príncipe William participan en el Día Mundial de la Salud Mental

El Príncipe y la Princesa de Gales se asociaron con la organización benéfica The Mix y BBC Radio 1 para reunir a los jóvenes para hablar sobre el bienestar. Kate Middleton  y  el príncipe William  salen y suben al escenario en el Día Mundial de la Salud Mental. El martes, el Príncipe y la Princesa de Gales, ambos de 41 años, participaron en un foro para jóvenes en Birmingham, junto con BBC Radio 1 y la organización benéfica The Mix, mientras continúan su trabajo de larga data para promover el bienestar mental. Durante el evento, Kate pronunció un discurso y dijo a la multitud: «Hoy en día, más personas que nunca se sienten empoderadas para hablar sobre su salud mental. Este es un gran paso adelante. William y yo seguimos inspirándonos al ver a jóvenes, como «Todos ustedes aquí hoy, liderando esta carga, siendo particularmente valientes al tener algunas de esas conversaciones. Como generación, ustedes valoran y hablan más sobre su salud mental que nadie antes que ustedes, algo que realmente admiramos y aplaudimos». Su salida se produce cuando  Meghan Markle  y  el Príncipe Harry llevarán a cabo su propia iniciativa para su Fundación Archewell en la ciudad de Nueva York con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. El evento de William y Kate, Explorando nuestros mundos emocionales,  reunió a 100 jóvenes delegados, nominados por 10 organizaciones benéficas líderes en salud mental y participación juvenil, para participar en talleres con la pareja real centrados en las emociones, las relaciones y la acción comunitaria. El foro inicia una serie de salidas en las que participará la pareja real esta semana, incluida una con estudiantes universitarios y socorristas y otra que destacará la interacción entre la salud mental y los deportes. La presentadora de BBC1Xtra, Nadia Jae, dirigió el foro con contribuciones del médico de la televisión británica, Alex George, la presentadora de BBC Radio 1, Katie Thistleton y el director fundador del Centro de Inteligencia Emocional de Yale, Marc Brackett. Poco después de llegar al centro Factory Works de Birmingham, la pareja se sentó a participar en algunos talleres: Kate se rió junto con los jóvenes en la sesión Entendiendo nuestras emociones. En él, Kate y los demás se turnaban para describir un sentimiento de una rueda de emociones y los demás alrededor de la mesa tenían que adivinar lo que estaban explicando. El evento del martes marca la última de una serie de iniciativas de William y Kate y su Fundación Real que se centran en cómo mejorar la salud mental, especialmente en los jóvenes, en toda Gran Bretaña. En 2016, William, Kate y el príncipe Harry crearon Heads Together para desafiar el estigma en torno a la salud mental y alentar a más personas a conversar sobre su salud mental. Desde entonces, William y Kate han ampliado sus conocimientos hablando con profesionales y organizaciones. El Día Mundial de la Salud Mental del año pasado los vio participar en un episodio especial de Newsbeat de BBC Radio 1 . Su oficina en el Palacio de Kensington dijo que la pareja «cree firmemente que fortalecer nuestra capacidad para reconocer y gestionar nuestras emociones es esencial para aumentar nuestra resiliencia y construir las relaciones positivas que todos necesitamos para prosperar como individuos y como sociedad». “A través de este foro, el Príncipe y la Princesa querían reunir a los jóvenes para iniciar una conversación sobre cómo manejan sus emociones y cómo pueden recibir apoyo para desarrollar su resiliencia y factores protectores, como relaciones saludables que faciliten superar los obstáculos. el camino a medida que avanzan por la vida”, continuó la oficina. El evento del Duque y la Duquesa de Sussex en Nueva York es el primer evento en persona de su Fundación Archewell. La pareja proporciona una plataforma para los padres que enfrentan los desafíos de salud mental en la era digital. La Fundación Archewell organizará la ‘Cumbre de padres de la Fundación Archewell: Bienestar mental en la era digital’  para dar voz a las familias apasionadas por construir un mundo en línea más seguro para niños y adolescentes, reveló PEOPLE en exclusiva el jueves. Es parte del  Festival del Día Mundial de la Salud Mental del Proyecto Mentes Saludables  . fuente: https://people.com/kate-middleton-prince-william-step-out-world-mental-health-day-8349117

Harry quedó relegado a la tercera fila durante la coronación de Carlos III y tampoco participó del saludo desde el balcón de Buckingham

Infobae El duque de Sussex caminó solo por la Abadía de Westminster y, mientras William y Kate fueron protagonistas absolutos de la ceremonia, a él no se le permitió asistir al tradicional saludo desde el Palacio Viajó solo y así parece que permanecerá durante toda la aventura en Londres. Lejos quedaron las imágenes cómplices con su hermano, el Príncipe William… Harry quedó relegado en la histórica Coronación del Rey Carlos III en la Abadía de Westminster. El Duque de Sussex, de 38 años, caminó en soledad por el pasillo para sentarse en la tercera fila antes de la llegada de su padre y la futura Reina Camilla. El príncipe Harry, en la tercera fila, muy lejos de su hermano y más aún de su padre Se ubicó entre el marido de la princesa Eugenia, Jack Brooksbank, y la princesa Alexandra, prima de la reina Isabel, cuyo último compromiso real de trabajo fue hace diez años. El duque de Sussex, sin su esposa Meghan Markle, camina solo por la Abadía de Westminster Junto a él estuvieron las hijas del príncipe Andrés, Eugenia, de 33 años, y su hermana Beatriz, de 34, con su marido Edo Mapelli Mozzi. La primera fila quedó reservada para los miembros de la realeza con más antigüedad: William y Kate, Eduardo y Sofía y sus hijos Lady Louise y James, conde de Wessex, además de la princesa Ana y su marido Tim Laurence. Una fuente confidencial dijo a The Sun: “Hubo conversaciones sobre la posibilidad de organizar los asientos por orden de sucesión”. De haberlo hecho, Harry, quinto en la línea de sucesión, habría sido ubicado en primera fila, y junto a William y Kate… Pero eso finalmente no sucedió. Harry llegó solo a la ceremonia (REUTERS/Phil Noble/Pool) La posición donde ubicaron a Harry, demasiado alejado de padre, muestra la interna que aún persiste. De hecho, Harry no se unió a la Familia Real en el balcón del Palacio, lo que lo deja absolutamente fuera de las fotos oficiales de la coronación. El rey Carlos de Inglaterra y la reina Camilla, el príncipe Jorge, Annabel Elliot, hermana de la reina Camilla, y Fiona Mary Petty-Fitzmaurice, marquesa de Lansdowne, en el balcón del palacio de Buckingham tras su ceremonia de coronación en Londres, Gran Bretaña, el 6 de mayo de 2023. REUTERS/Hannah McKay La ausencia no fue una sorpresa. Tampoco estaba el Príncipe Andrés, cercado por los escándalos sexuales relacionados con el empresario pedofilo Jeffrey Epstein. La explicación oficial es que al balcón sólo asitieron los “working royals” , es decir todos los que tienen un rol activo en la realeza. Harry renunció a todos sus deberes cuando decidió mudarse a California con Meghan Markle y Andrés fue despojado por la reina Isabel de todas las afiliaciones militares y los patrocinios reales. La familia real saluda desde el balcon del Palacio de Buckingham Fiesta en las calles de Londres La fastuosa ceremonia de coronación de Carlos III y su esposa Camilla, evento inédito en el Reino Unido desde hace 70 años, comenzó el sábado en Londres, maculado antes de su inicio por la detención de varias personas que pretendían manifestarse. (REUTERS) El rey, de 74 años, y su esposa de 75 llegaron a la Abadía de Westminster tras una breve procesión en carroza desde el Palacio de Buckingham. Pese a la persistente lluvia, miles de admiradores se agolparon a lo largo del recorrido para saludarlos. En su camino, la pareja real también pasó ante las pancartas amarillas del grupo antimonárquico Republic, en las que se lee “No es mi rey”. Un grupo de estos activistas fue detenido cuando se preparaba para protestar. Los príncipes británicos William y Kate, princesa de Gales, llegan a la Abadía de Westminster para la ceremonia de coronación del rey Carlos, en Londres, Gran Bretaña, el 6 de mayo de 2023. REUTERS/Dylan Martinez Ritual milenario Unos 2.300 invitados presencian la ceremonia religiosa en la Abadía de Westminster, entre ellos la primera dama estadounidense Jill Biden, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y los reyes Felipe VI y Letizia de España, además de cientos de representantes de la sociedad civil británica. Ante sus ojos, y los de millones de telespectadores, Carlos III y Camilla entraron solemnemente, vestidos con capas ceremoniales, para ser consagrados en la cima de la monarquía británica, ocho meses después de subir al trono tras la muerte de Isabel II, que reinó durante siete décadas. Aunque el rey quiso una ceremonia más moderna y sencilla que la de su madre, en un contexto de grave crisis por el disparado coste de la vida, esta se desarrolla según un pomposo ritual prácticamente inmutable desde hace mil años, único entre las monarquías europeas. Se utilizarán tres coronas engarzadas de diamantes y piedras preciosas, varios ropajes antiguos bordados con oro que el rey irá vistiendo en distintas fases de la ceremonia, tres cetros y un par de espuelas de oro. En un guiño a las preocupaciones modernas, el óleo que se usará en la unción será vegano, aunque consagrado como exige la tradición en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde los cristianos creen que fue enterrado Jesús. El Rey Carlos III durante su ceremonia de coronación en la Abadía de Westminster, Londres. Fecha de la imagen: sábado 6 de mayo de 2023. Jonathan Brady/Pool vía REUTERS En la parte considerada más sagrada de la ceremonia, el arzobispo de Canterbury, líder espiritual de la Iglesia de Inglaterra, de la cual el rey es el jefe máximo, ungirá las manos, el pecho y la cabeza de Carlos III y de Camila, ocultos de la vista de todos por una pantalla. Previamente, el monarca habrá sido presentado a los asistentes, que lo reconocerán con salvas y resonar de trompetas. Y con la mano sobre la Biblia, prestará juramento. La parte central del acto llegará cuando el arzobispo Justin Welby coloque sobre su cabeza la espectacular corona de San Eduardo, que solo se lleva en el momento de la coronación. Sustituyendo el tradicional homenaje de los aristócratas, el religioso invitará a todas las personas, desde donde estén viendo o escuchando, a jurar lealtad al nuevo rey, una primicia histórica que

Abrir chat
1
Comunícate con nosotros por Whatsapp
Escanea el código
Hola te comunicaste con Leelo Acá, déjanos a continuación tu consulta y te contactaremos con un asesor, muchas gracias !!