La Selección de básquet inicia su camino hacia el sueño de los Juegos Olímpicos

No hay margen de error. Por el pasado, el presente y el futuro. Hay un solo boleto para los repechajes del 2024. No hay margen de error. Por el pasado, el presente y el futuro. La apabullante imagen de la Generación Dorada se asoma en el horizonte una vez más. De forma injusta, seguramente, pero es así. Fue tan grande lo que hicieron Ginóbili, Scola y compañía que ni el subcampeonato mundial del 2019 pudo hacer que el hincha se olvide y se focalice en la nueva camada. El sabor a poco que tuvo la actuación en Tokio 2021 y especialmente el fracaso que significó la no clasificación al Mundial, en febrero pasado, dejó todo en carne viva. Para peor, algunos jugadores (Laprovittola, Delía y Bolmaro) prefirieron no estar tras el golpe ante Dominicana y ahora no hay otra cosa que el triunfo en el preclasificatorio de América que ya comenzó a disputarse en Santiago del Estero y este miércoles tendrá el debut argentino. Es un torneo relativamente sencillo para ganar. O lo era, en realidad. Las bajas nacionales y las sorprendentes altas de un rival (Bahamas, que llegó con tres jugadores NBA) cambiaron el panorama de esta competencia que sólo entrega un boleto para los repechajes olímpicos del año que viene que otorgarán cuatro pasajes a París 2024. En la zona de la Selección hay solo dos rivales más, porque Panamá se bajó por falta de presupuesto, pero la presencia de Bahamas complica. No tanto en la zona sino pensando en el partido definitorio, el domingo. Todo partido hay que jugarlo pero parece cantado que Argentina y Bahamas van a definir ese único pasaje al 2024. Argentina, pensando en no poder fallar, extremó los recursos. Consiguió el centro de alto rendimiento de Alicante para entrenarse, cerró tres amistosos ante países europeos -no top, pero sirve- y completó el mes de preparación con una semana en Santiago, antes del debut de este miércoles. Las bajas, duras, se olvidaron un poco con la aparición de algunos nuevos talentos, pero especialmente con la confirmación de que Gabriel Deck llegó al torneo. Con lo justo, sin ritmo, pero con el alta médica luego de la dura lesión en mayo, con el Real. Buscarán llevarlo de a poco, especialmente para que esté lo mejor posible en los juegos decisivos, semifinal y final. Delfino ya no es el de antes, pero su valor está en su experiencia. El regreso de Luca Vildoza, el marplatense que no estuvo en algunos de los partidos de eliminatorias, es otra buena noticia para armar dupla con Campazzo. Lucio Redivo se transformó en el tirador que tanto necesita el equipo, ante lo rachero que se ha vuelto Nico Brussino, con marcados altos y bajos en el lanzamiento. Delfino ya no es el de antes, a los 40 años, pero su valor está en su experiencia, oficio y eficacia en el tiro a pie firme. Las incógnitas son Garino -vapuleado por las lesiones- y Brussino. Lo mismo podría decirse de Deck, pero Tortu es una garantía aunque esté falto de ritmo. Juega al suyo y siempre rinde. Juan Fernández, tras varias convocatorias que no terminó de aprovechar, se transformó en una pieza valiosa durante los amistosos, tras su buena actualidad en España. Tomás Chapero, el pivote, es otro que ha crecido mucho y Gonzalo Bressan fue la sorpresa de los 12, a partir de su crecimiento. Francisco Cáffaro, el pivote más grande del equipo, aún no dejó de ser una apuesta… Sorprendió que fuera desafectado Lee Aaliya, gran revelación del Mundial U19. Los otros desafectados fueron Santi Trouet, Juani Marcos y Gonzalo Corbalán. El rival del debut sorprendió a todos al lograr la llegada de DeAndre Ayton (Phoenix Suns), Buddy Hield (Indiana Pacers) y Eric Gordon (LA Clippers), quien fue autorizado a último momento por FIBA -pese a haber jugado el Mundial 2010 para USA-. Se les cayó el explosivo ala pivote Kai Jones (Charlotte Hornets) a último momento, pero en el primer partido ya demostraron su poderío, paseándose por el estadio ciudad y vapuleando a Cuba por 109-68. Ayton, el pivote de 2m13 de los Suns que desde el Centrobasket 2016 no jugaba para este país, abusó de todos cerca del aro, dando un show (ver video) Cerró con 22 puntos, 10-14 de campo y 10 rebotes en 25 minutos. Hield, base de los Pacers que llevaba nueve años sin ponerse la camiseta negra, las tiró casi todas y cerró con 24 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias. Gordon, el escolta de 34 años, mostró su mano prodigiosa y oficio, terminando con 17 puntos y 4-7 triples. Bahamas, con un DT también NBA, Chris DeMarco, asistente de Steve Kerr en los Warriors, desplega un juego vertical, de poca posesión y buscando aprovechar la capacidad atlética y anotadora de sus tres NBA. El equipo realizó una buena preparación y jugó dos amistosos ante la Universidad de Kansas, el primero terminó en derrota y el segundo, en victoria, por 87-81, cortando una racha de 32 triunfos de los Jayhawks en amistosos. Gordon hizo el debut y aportó 12 puntos, mientras que el mejor fue Hield, con 19 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias. Argentina deberá extremarse para ganarle a Bahamas. Gordon promedió 12.4 puntos y 37% triples durante la última temporada, mitad con los Rockets y mitad con los Clippers. Hield tuvo 16.8 puntos, 5 rebotes y 2.8 asistencias para Indiana. Aunque la figura es Ayton, que promedió un doble-doble (18 puntos y 10 rebotes) en la última campaña para los Suns. Un interno de otro nivel físico y atlético, especialmente para este nivel. Los cuatro NBA no están solos. Los acompañan David Nesbitt (pivote ex Boca) y el base Franco Miller, entre otros. Argentina deberá extremarse para ganarle. Bajarle el ritmo, no perder los rebotes, contener el poderío físico de Ayton cerca del aro y no permitir desequilibrios de Hield -lo defenderá Campazzo- serán algunas de las llaves. No tanto para el partido de este miércoles, por la zona, sino en el que seguramente podrán tener el domingo, en la final, si

Abrir chat
1
Comunícate con nosotros por Whatsapp
Escanea el código
Hola te comunicaste con Leelo Acá, déjanos a continuación tu consulta y te contactaremos con un asesor, muchas gracias !!