Golpe institucional al municipio de La Quiaca

Aprietes a intendencias de la Puna jujeña. El gobierno de Jujuy no depositó el total de los fondos para pagar los sueldos de junio y empleades municipales pidieron la suspensión del intendente Blas Gallardo. En Abra Pampa hasta ayer la intendencia tramitaba una solución al conflicto. Son dos comunas que se pronunciaron contra la reforma constitucional de Gerardo Morales.

Por Analía Brizuela.

A las intendencias de La Quiaca y Abra Pampa, en los departamentos Yavi y Cochinoca, les llegó el apriete del gobierno jujeño. Son comunas en donde no solamente se mantienen firmes los cortes sobre la ruta nacional 9, sino que además sus concejos deliberantes se manifestaron en contra de la reforma constitucional aprobada el 20 de junio en Jujuy. Debido a esos dos factores, y a ser municipios no amigos al gobierno de Gerardo Morales, La Quiaca y Abra Pampa soportan conflictos con sus empleades municipales porque no percibieron todavía sus haberes de junio.

Al cierre de esta edición, la intendencia de La Quiaca estaba en llamas. Les empleades municipales nucleados en el SEOM y trabajadores afiliades a ATE mantenían el paro de actividades iniciado a primera hora de la mañana de ayer y reclamaban ante les concejales una pronta solución para que el municipio abone los sueldos. Como el intendente Blas Gallardo se encontraba en Buenos Aires en gestiones oficiales, la presidenta del Concejo Deliberante, María Ester Laimes, a cargo del municipio quiaqueño, se encontraba en San Salvador de Jujuy. Durante toda la jornada de ayer, gestionó ante funcionaries de la provincia respuestas por la demora en las transferencias que permiten pagar los sueldos municipales. De esa gestión dependían alrededor de 700 personas.

«Nos tuvieron toda la mañana de las 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde, de oficina en oficina, y no dieron ninguna respuesta», se quejó Laimes. «Tampoco nos recibieron por la tarde», explicó a este medio ayer a última hora, mientras preparaba su regreso al altiplano jujeño.

«En La Quiaca esta ocurriendo un golpe institucional», denunció. «Estan presionando al vicepresidente segundo, que se ha descompensado», sostuvo refiriéndose al concejal del Frente de Todos Sergio Gorena. «Esto es un apriete político», insistió. «Encontramos en los pasillos al ministro de Economía Carlos Sadir«, contó sobre el breve encuentro que tuvo con el gobernador electo de Jujuy. «Le planteamos que necesitamos que nos depositen la parte faltante de los fondos y nos mandó a hablar con el secretario de la Gobernación (Héctor) Freddy Morales, porque él seguramente tendría una respuesta. (Pero) No nos recibió», contó Laimes. «Nos adeudan conceptos cooparticipables para pagar los sueldos», agregó luego en alusión a la asistencia financiera que el gobierno de Jujuy transfiere a los municipios desde 2005. «Casualidad ahora, que no llegó al municipio de La Quiaca», ironizó. «Nos adeudan exactamente 66.823.642 pesos en concepto de Ayuda Financiera. El municipio no puede hacer frente a ese monto y ahora que nos dicen que es un préstamo», añadió sobre las escasas respuestas que pudo encontrar en el gobierno de Gerardo Morales .

En La Quiaca, el Concejo Deliberante había quedado en manos de les concejales Hugo Barro y Felisa Nieve, deJuntos por el Cambio; Mirta Moscoso (PJ); Jorge Tejerina y Sergio Gorena, del Frente de Todos. Los medios quiaqueños documentaron a trabajadores municipales cuando presionaban ayer en las afueras del Concejo para que les ediles sesionen. A esa altura, María Ester Laimes ya había comunicado vía telefónica a todes les empleados comunales reunides en los patios del edificio del Concejo que el gobierno jujeño no la recibía y que era imposible llegar a un acuerdo o solución para pagar los sueldos a la brevedad.

Alrededor de las 6 de la tarde, cuando comenzó a sesionar el Concejo con el Frente de Todos en minoría, les ediles de la mayoría ya no buscaban exclusivamente solucionar el pago de los sueldos adeudados. Celia Flores, delegada del SEOM en La Quiaca, confirmó a este diario que «las familias municipales piden la suspensión del intendente» Blas Gallardo. Avivando aún más la tensión, el concejal Hugo Barro, aliado del gobierno de Morales, denunciaba en medios quiaqueños que no le permitían revisar las cuentas municipales.

El jefe comunal quiaqueño, aún en Buenos Aires, denunció pasadas las 18 por redes sociales que el «Concejo Deliberante con el aval del gobernador Morales y Rubén Rivarola (dirigente del PJ jujeño)», se encontraba «sesionando para suspenderme del cargo de intendente». Detalló además que el gobierno jujeño «forzaba a sesionar a concejales, en contra de su voluntad y reteniéndolos en el recinto, privándolos de su libertad. Uno más de los tantos actos que rompen todo pacto democrático de una comunidad», aseveró. «La provincia vive un caos social, institucional y político que nadie escapa a esta persecución salvaje y fascista».

Durante las primeras horas de la tarde de ayer Gallardo explicó durante una entrevista con este medio las razones de su presencia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. «Me reuní (el martes) con funcionarios del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas y pudimos subsanar problemas con las carpetas técnicas (de los relevamientos territoriales). No estoy de vacaciones», aclaró. Desde la intendencia de Abra Pampa, Ariel Machaca solo dijo a este diario: «estamos en reunión para solucionar el problema». 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/567537-golpe-institucional-al-municipio-de-la-quiaca

EscuchaloAca

Este medio no se hace responsable por las opiniones vertidas en los artículos publicados. Las expresiones e ideas de los columnistas no reflejan necesariamente la opinión de LeeloAca.

By Pochitama.dev © 2023 LeeloAca.com.ar – Todos los derechos reservados.
Abrir chat
1
Comunícate con nosotros por Whatsapp
Escanea el código
Hola te comunicaste con Leelo Acá, déjanos a continuación tu consulta y te contactaremos con un asesor, muchas gracias !!