Trabajadores de la salud llegan a niños en barrios marginales de Nigeria que no han sido vacunados

Superando las barreras que impiden que las madres vacunen a sus hijos.

Todos los martes por la mañana, Jemlat trabaja sin descanso para vender pan en las atestadas calles de Gengere, un barrio de viviendas precarias al final del popular mercado del distrito Mile 12 de Lagos. 

Pero un martes, decepcionada por la falta de dinero para comprar su inventario, Jemlat caminaba lentamente hacia su hogar con Fawaz, su hijo de 4 años, cuando se les presentó una oportunidad que les podía salvar la vida: un equipo de trabajadores de la salud estaba administrando vacunas para proteger a los niños contra enfermedades potencialmente letales. 

Jemlat no desaprovechó la oportunidad.

“Nunca habían vacunado a mi hijo, pero tampoco había estado gravemente enfermo”, dijo Jemlat. “Él nació en la iglesia de mi abuela”.

 UNICEF/U.S. CDC/UN0669672/Nelson Apochi Owoicho

La vacuna causó mucha impresión a Fawaz, que no logró ahogar un grito. Los trabajadores de la salud lo consolaron rápidamente con unas galletas. Ya con el primer lote de vacunas puesto, Fawaz estaba cerca de quedar protegido contra algunas enfermedades potencialmente mortales, como el sarampión y la poliomielitis. 

“Quiero que mi hijo tenga una buena vida. Este es mi mayor anhelo»Jemlat, madre de Fawaz, de 4 años.

Aunque Gengere está ubicado en las afueras de uno de los mayores centros financieros del mundo, la población no puede acceder fácilmente a los servicios de vacunación debido a problemas como la pobreza, el bajo nivel educativo, el poco tiempo libre y la falta de medios para acudir, incluso, a centros de salud relativamente cercanos. 

Aunque Gengere fue un refugio temporal para los mayoristas del mercado del distrito Mile 12, su crecimiento desmesurado lo ha convertido en un ruidoso vecindario lleno de basura. Escasean los servicios básicos como el agua, el saneamiento y la educación, y la delincuencia constituye un verdadero flagelo. El centro de atención primaria de salud más cercano se encuentra a más de 5 kilómetros de distancia. 

UNICEF/U.S. CDC/UN0669663/Nelson Apochi OwoichoOdete Mesu con su hijo Friday, de 3 años, en la entrada de su casa en Makoko, un asentamiento ribereño de difícil acceso en Lagos, Nigeria. Friday tuvo sarampión hace poco, pero ya se ha recuperado.

Nigeria registra la segunda mayor cifra de niños y niñas que nunca han recibido una vacuna: en la actualidad, 2,2 millones. En Alimosho, una de las zonas de gobierno local en el estado de Lagos, había más de 35.000 niños en esta situación en 2021, es decir, más que en cualquier otra zona de gobierno local del país. Ese mismo año, en Kosofe, la localidad donde viven Jemlat y su hijo, había cerca de 17.000 niños que nunca habían sido vacunados. Además, alrededor de 17.162 niños solo estaban parcialmente inmunizados, el segundo número más alto de cualquier zona de gobierno local en el estado de Lagos. 

2,2 millones de niños y niñas en Nigeria nunca han recibido una vacuna.

Los funcionarios de salud del país y los aliados llevan mucho tiempo trabajando para superar los obstáculos que impiden a las madres vacunar a sus hijos. Sin embargo, esto exige diversos esfuerzos, asegura Elizabeth Unoroh, responsable de la vacunación en el estado de Lagos. Un ejemplo es el Programa de Intensificación de la Inmunización Sistemática, una campaña que cuenta con apoyo de UNICEF y del gobierno de los Estados Unidos, que organiza semanalmente actividades de concienciación sobre la importancia de la inmunización con el propósito de reducir el número de niños que nunca han sido vacunados en el estado.

 UNICEF/U.S. CDC/UN0677786/Nelson Apochi Owoicho

On 22 June 2002, community mobilizer Stella Adeniyi walks through the Gengere community of Kosofe Local Government Area in Lagos, Nigeria, during a routine immunization campaign.

El día que Fawaz recibió sus primeras vacunas, los miembros del equipo móvil de divulgación estaban dedicados, como todos los días, a atender a los niños que no contaban con ninguna dosis para administrarles vacunas contra enfermedades prevenibles como el sarampión y la poliomielitis, así como vacunar a sus cuidadores contra la COVID-19. Los miembros del equipo también estaban distribuyendo suplementos de vitamina A.  

Como madre soltera de tres hijos, Esther se gana la vida lavando la ropa de los residentes de una urbanización cercana. Empezó a trabajar más o a los 10 años como aprendiz de un vendedor de alimentos en la zona rural donde vivía con sus padres.

Esther Sunday, una residente de Gengere, fue una de las primeras madres en hacer fila para beneficiarse de estos servicios. 

En 2021, Esther dio a luz a su hijo Samuel en el hospital de Lagos, donde le administraron una dosis del bacilo de Calmette y Guérin, la vacuna que protege contra la tuberculosis. Pero desde entonces no habían vacunado nuevamente al niño. En el puesto de salud de Gengere, Samuel recibió la vacuna combinada contra la difteria, la tosferina y el tétanos (DPT), que no le habían aplicado.

En Nigeria, la mayoría de los niños que nunca han sido vacunados nacen en el seno de familias que luchan contra la pobreza, como la de Samuel. Para sobrevivir, muchos cuidadores tienen varios empleos mal pagados en comunidades que carecen de establecimientos de atención de la salud. Para estas familias, acceder a los servicios de inmunización sistemática implica pagar el transporte, un gasto que no pueden permitirse debido a sus ya escasos recursos económicos. 

En Gengere, Esther paga alrededor de 1,50 dólares diarios por el alojamiento y unos 50 centavos de dólar por el agua y el uso de una letrina. La labor de divulgación representó una gran oportunidad para vacunar a Samuel, ya que haberlo llevado al centro de salud más cercano le habría costado casi la mitad de su ingreso diario. 

“Me quedaría en la calle si dejo de trabajar un solo día”.Esther Sunday, madre soltera de tres hijos.

https://www.unicef.org/es/historias/sowc-2023/llegar-ninos-no-vacunados-barrios-marginales-nigeria

EscuchaloAca

Este medio no se hace responsable por las opiniones vertidas en los artículos publicados. Las expresiones e ideas de los columnistas no reflejan necesariamente la opinión de LeeloAca.

By Pochitama.dev © 2023 LeeloAca.com.ar – Todos los derechos reservados.
Abrir chat
1
Comunícate con nosotros por Whatsapp
Escanea el código
Hola te comunicaste con Leelo Acá, déjanos a continuación tu consulta y te contactaremos con un asesor, muchas gracias !!