La sorprendente historia de Tim Lancaster.

El piloto que fue succionado fuera del avión tras la caída de su ventana y sobrevivió porque lo agarraron de los pies.

  • Cecilia Barría
  • BBC News Mundo

PA MEDIA

El piloto Tim Lancaster estuvo colgando del avión durante 20 minutos.

El 10 de junio de 1990 el vuelo BA5390 de British Airways despegó desde la ciudad británica de Birmingham con destino a Málaga, España.

Preparados para volar por tres horas, el capitán Tim Lancaster y su copiloto Alaister Atchinson conversaban tranquilamente en la cabina cuando el avión alcanzó la velocidad de crucero.

Todo iba bien. La tripulación comenzó a preparar el servicio de comida, mientras los pasajeros se acomodaban en sus asientos en el vuelo que los llevaría a sus vacaciones bajo el sol mediterráneo.

Cuando habían pasado apenas 13 minutos desde el despegue, se escuchó un fuerte golpe en la cabina. En ese momento uno de los auxiliares de vuelo, Nigel Ogden, quien acababa de ofrecerles una taza de té a los pilotos, pensó que era una bomba.

«La descompresión explosiva hizo que toda la cabina se empañara como niebla por un segundo, luego el avión comenzó a caer en picada», le dijo Ogden al periódico The Sydney Morning Herald.

Fue entonces cunado se dio cuenta de lo que realmente estaba pasando: el capitán Tim Lancaster había sido succionado a través de un enorme agujero donde antes había una ventana.

«Todo lo que podía ver eran sus piernas. Salté por encima de la columna de control y lo agarré por la cintura para evitar que se fuera por completo (…) Todo estaba siendo succionado fuera del avión. Incluso una botella de oxígeno que había sido atornillada salió volando y casi me arranca la cabeza».

Otros dos miembros de la tripulación, Simon Rogers y John Heward, entraron a la cabina. Ogden estaba perdiendo su fuerza, mientras el cuerpo del piloto se deslizaba poco a poco hacia el exterior.

«Mis brazos se estaban debilitando y luego se resbaló. Pensé que lo iba a perder, pero terminó doblado en forma de U alrededor de las ventanas. Su cara golpeaba contra la ventana y le salía sangre por la nariz y un lado de la cabeza, sus brazos se agitaban», contó Ogden.

«Lo más aterrador era que sus ojos estaban muy abiertos. Nunca olvidaré eso».

El cuerpo del piloto se azotaba contra el avión

En la serie documental canadiense Mayday, el piloto cuenta lo que recuerda sobre el momento en que la ventana se desprende del avión.

«Recuerdo que vi el parabrisas saliendo hacia afuera de la aeronave y luego desapareció como una bala en la distancia.

«Estaba consciente de haber salido hacia arriba. Todo se volvió surreal. Me acuerdo de estar afuera del avión, pero eso no me molestó tanto. Lo que más recuerdo es que no podía respirar porque la corriente de aire no me dejaba. Me di vuelta y pude respirar.

«Me acuerdo que vi la cola del avión, el motor, y luego no me acuerdo de nada más. Mi memoria se detuvo en ese momento», dice Lancaster.

Rogers, otro de los auxiliares de vuelo, se amarró a un asiento, enganchó los pies del capitán y lo sujetó por los tobillos. Pensaban que estaba muerto.

CAPTURA DE PANTALLA

Actores hicieron una recreación de los hechos en un episodio de la serie documental canadiense »Mayday», también llamada en otros países »Air Emergency», »Air Disasters» y »Air Crash Investigation».

Con vientos de 630 kilómetros por hora azotando el cuerpo de Lancaster contra el costado del avión, los tripulantes pensaron que estaba muerto y temían que, si lo soltaban, su cuerpo podría estrellarse contra uno de los motores del avión.

En medio del pánico en la cabina, Atchinson, el copiloto, logró aferrarse a su asiento y retomó el control del avión.

Hacía esfuerzos desesperados por manejar el caos, mientras el resto de los tripulantes intentaba calmar a los 81 pasajeros que iban a bordo.

«Pude ver un cuerpo colgando de la ventana», le contó una pasajera a la agencia británica Press Association.

«Una azafata que estaba parada cerca de nosotros, en la parte trasera del avión, comenzó a llorar. Pensé que nos íbamos a estrellar y comencé a rezar», dijo otro pasajero.

Por el altavoz, el copiloto anunció que el parabrisas del avión se había reventado y que intentarían un aterrizaje de emergencia.

El piloto, Tim Lancaster, se recuperó en el hospital de Southampton. En la foto aparece junto a Alistair Atchison, John Howard, Nigel Ogden, Susan Prince y Simon Rogers.

Después de todas las dificultades que tuvo para ponerse en contacto con la torre de control, y contra todos los pronósticos, Atchinson hizo un aterrizaje seguro en el aeropuerto de Southampton.

El vuelo BA5390 tocó tierra a las 7:55 de la mañana con los pasajeros y los tripulantes en shock, pero relativamente ilesos.

Cuando el avión se detuvo, los servicios de emergencia ingresaron rápidamente a la cabina de la aeronave y se encontraron con algo que nadie esperaba: Tim Lancaster aún estaba vivo.

Inconsciente y magullado, el piloto respiraba.

Los paramédicos se preguntaban cómo un hombre que estuvo expuesto durante 20 minutos a vientos huracanados y temperaturas bajo cerologró sobrevivir.

Fue tratado por múltiples fracturas, congelación y conmoción severa, pero pocos meses después estaba de vuelta en el trabajo.

¿Qué causó la caída del parabrisas en pleno vuelo?

En su informe final, la Rama de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB, por sus siglas en inglés) del Departamento de Transporte británico concluyó que un mantenimiento defectuoso del parabrisas, realizado 27 horas antes del despegue del avión, provocó su caída en pleno vuelo.

El jefe de mantenimiento a cargo de la operación utilizó un conjunto de tornillos demasiado pequeños para mantener el parabrisas en su posición, dice el documento 1/92 (E W/C 1165) sobre el accidente de la aeronave BAC One-Eleven, de la serie 528FL, ocurrido a las 7:33 (UTC), publicado en febrero de 1992, al que tuvo acceso BBC Mundo.

CAPTURA DE PANTALLA.

La investigación determinó que la causa del incidente fue un mantenimiento defectuoso del parabrisas.

El texto destaca tres puntos:

  • Una tarea crucial para la seguridad del avión fue realizada por una persona sin supervisión. «La instalación no fue probada hasta que el avión estuvo en el aire».
  • La capacidad del jefe de mantenimiento «fue erosionada por su atención inadecuada, insatisfactorias prácticas laborales, el incumplimiento de las normas de la empresa y el uso de equipos inadecuados».
  • British Airways «no había detectado la existencia de los estándares inadecuados utilizados por el jefe de mantenimiento de turno porque no monitoreaba directamente las prácticas laborales de los jefes de mantenimiento».

Además, el documento recomendó, entre otras cosas, que la Autoridad de Aviación Civil examinara la «autocertificación» de las tareas relacionadas con la seguridad de los aviones y que considerara la necesidad de capacitación periódica de los ingenieros.

British Airways, por su parte, debería revisar su sistema de «Garantía de Calidad» y realizar una auditoría en profundidad de las prácticas laborales, señaló el texto.

El piloto, Tim Lancaster, se recuperó en el hospital de Southampton.

GETTY IMAGES

Tim Lancaster junto a Simon Rogers (a la izquierda) y Nigel Ogden (a la derecha).

En relación a las condiciones laborales, el documento estableció que la carga laboral en el aeropuerto desde donde despegó la aeronave «era alta» y que el cumplimiento de los cronogramas era un «indicador de calidad».

Sobre el capitán que estuvo a punto de morir, apenas cinco meses después, Tim Lancaster volvió a volar.

EscuchaloAca

Este medio no se hace responsable por las opiniones vertidas en los artículos publicados. Las expresiones e ideas de los columnistas no reflejan necesariamente la opinión de LeeloAca.

By Pochitama.dev © 2023 LeeloAca.com.ar – Todos los derechos reservados.
Abrir chat
1
Comunícate con nosotros por Whatsapp
Escanea el código
Hola te comunicaste con Leelo Acá, déjanos a continuación tu consulta y te contactaremos con un asesor, muchas gracias !!