La historia del niño que construyó un molino de viento para salvar a su pueblo

Gracias a la creación de William Kamkwamba, su aldea en Malawi superó la crisis que vivía. Su vida fue contada en libros y películas.

William en su molino de viento brindándole energía a su pueblo. Foto: Ted

William Kamkwamba (36) es un ingeniero, emprendedor y escritor de Malawi que se hizo conocido por construir un molino de viento improvisado a los 14 años, utilizando materiales encontrados en su comunidad. Este logro lo hizo famoso a nivel internacional y fue inspiración para muchas personas.

Desde entonces, Kamkwamba tuvo varias apariciones públicas, incluidas charlas en conferencias TED y presentaciones en universidades y organizaciones en todo el mundo. También es autor de su libro autobiográfico «El niño que domó el viento: Una historia verdadera de un joven y su lucha por la libertad», que narra sus orígenes humildes y su camino hacia el éxito.

El libro se lanzó en 2009 y fue un éxito instantáneo, convirtiéndose en un superventas internacional. Desde entonces, su historia ha inspirado varias películas y documentales, con el objetivo de ayudar a jóvenes africanos a cosechar su propio potencial e inspirando a otros a seguir sus sueños y perseguir la tecnología limpia y sostenible, ¿Cómo construyó el molino?

William Kamkwamba es autor de su libro autobiográfico «El niño que domó el viento». Foto: Wikipedia

Su molino cambió miles de vidas

William Kamkwamba nació en 1987 en MalawiÁfrica. En 2001, una sequía severa devastó su aldea, lo que provocó una hambruna que afectó a miles de personas, incluida su familia: «La hambruna nos golpeó con tanta fuerza que no teníamos nada que comer. Fue una época difícil para todo el pueblo», comentó William en una charla con la BBC.

Pese a tener que dejar la escuela debido a la falta de medios, Kamkwamba continuó su educación de forma autodidacta, leyendo libros y buscando información. En 2002 comenzó a trabajar en su proyecto para construir un molino de viento utilizando materiales reciclados, como piezas de bicicletas y trozos de metal: «Se dice que el ingenio es aprender a usar lo que tienes. Como no teníamos materiales para construir un molino de viento, usé lo que tenía y lo modifiqué para que funcionara», explicó el hombre al mencionado medio.

A pesar de la falta de recursos, Kamkwamba usó su ingenio y recursos disponibles para construir su molino de viento, utilizando materiales de desecho y chatarra encontrados en su comunidad. Después de completar su molino de viento, proporcionó electricidad a su hogar y a los hogares de los vecinos, mejorando significativamente sus vidas cotidianas.

William Kamkwamba terminó su molino de viento en 2007.

En 2007, el molino de viento se hizo público, después de que un periodista local lo descubriera y lo compartiera con el resto del mundo: “Quería aprovechar los vientos y usarlos para crear energía limpia y renovable. Además, quería mostrarle al mundo que incluso los jóvenes de las aldeas africanas podían crear algo importante», dijo Kamkwamba a un medio local.

Destinado a grandes cosas

Kamkwamba se hizo conocido por su historia, y en 2009 escribió un libro llamado «El niño que domó el viento». La historia de su ingenio y determinación ha inspirado a muchas personas en todo el mundo, y se ha convertido en un ícono para la creatividad y el espíritu empresarial en todo el mundo.

El hombre continuó su educación y se graduó de Dartmouth College, Estados Unidos en 2014. Desde entonces, ha trabajado en proyectos para fomentar la fabricación y tecnología en África, abogando por una mayor inversión en la educación y el desarrollo en todo el continente.

William Kamkwamba se graduó, obtuvo una beca y se graduó en Dartmouth College, Estados Unidos.

William es un defensor del acceso a la educación y la tecnología para las personas en todo el mundo, especialmente en África. Después de completar la universidad, trabajó en proyectos de energía renovable y tecnología en todo el continente, incluyendo la implementación de sistemas de energía solar en aldeas rurales.

Kamkwamba habló en conferencias de todo el mundo sobre el poder de la educación y la innovación para transformar vidas y comunidades. En 2013, hizo lo propio en TED Global, donde compartió su historia y experiencia en la construcción de su molino de viento: “Soy un gran defensor de la educación, y creo que, si se invierte en educación, las personas tendrán más oportunidades para salir adelante en la vida». su charla se hizo viral y ha sido vista por millones de personas en todo el mundo.

Su vida llegó a Netflix

En 2019, Netflix lanzó una película basada en la vida de William Kamkwamba protagonizada por Chiwetel Ejiofor como el padre de Kamkwamba, quien lo apoyó incondicionalmente en su proyecto del molino de viento. La película, llamada «The Boy Who Harnessed the Wind», recibió críticas positivas por su enfoque en la determinación y la resiliencia de Kamkwamba.

La historia de William Kamkwamba llegó a Netflix con la película «The Boy Who Harnessed the Wind».

A lo largo de su carrera, William ha sido reconocido por su trabajo y ha recibido varios reconocimientos, como el Premio Cumbre de la Juventud de la ONU en 2013 por su trabajo en la promoción de la energía renovable y el desarrollo sostenible.

Actualmente, Kamkwamba continúa trabajando en proyectos y la promoción de la educación y tecnología en todo el mundo, y su historia ha inspirado a muchos jóvenes y personas en todo el mundo a perseguir sus sueños con tenacidad y espíritu emprendedor: «Soy un ejemplo de que, incluso si no tienes recursos, puedes hacer un trabajo estupendo y tener éxito en lo que quieras hacer.»

EscuchaloAca

Este medio no se hace responsable por las opiniones vertidas en los artículos publicados. Las expresiones e ideas de los columnistas no reflejan necesariamente la opinión de LeeloAca.

By Pochitama.dev © 2023 LeeloAca.com.ar – Todos los derechos reservados.
Abrir chat
1
Comunícate con nosotros por Whatsapp
Escanea el código
Hola te comunicaste con Leelo Acá, déjanos a continuación tu consulta y te contactaremos con un asesor, muchas gracias !!